EL TRIGO SARRACENO


Este cereal es "el rey de la proteína vegetal" debido a su alto contenido en proteínas (entre un 10 y un 13 %) y a la su gran disponibilidad (se calcula que podemos asimilar el 70 %).

Se puede consumir en forma de grano (son de forma triangular, como una pequeña pirámide) y en forma de harina.
Puede utilizarse como sustituto de grasas y espesante ya que el 70% del grano es almidón.

Es muy rico en el aminoácido Lisina (escaso en las proteínas vegetales) y en otros aminoácidos esenciales (arginina, metionina, treonina y valina).

El trigo sarraceno es ideal para tratar la fragilidad y permeabilidad de los capilares sanguíneos. Por ello es muy conveniente en varices, hemorragias retinales y otros problemas circulatorios ya que además tiene una función anti-inflamatoria.

Su contenido en vitaminas del grupo B junto con su aporte de hierro son buenos aliados contra la anemia.

Al ser un alimento rico en ácido oleico, linoléico, palmítico y linolénico, el trigo sarraceno nos ayuda en la lucha contra el colesterol y las enfermedades cardiovasculares.

No contiene gluten y por ello es ideal en dietas para los celíacos.


Ver Recetario



www.000webhost.com