EL AMARANTO

Las propiedades de la planta del amaranto ya eran conocidas y valoradas por las civilizaciones precolombinas de América del Sur, que la bautizaron como la planta de "la vida eterna", o de "la alegría".

El amaranto era venerado por la cultura precolombina.

Según la Organización Mundial de la Salud, la proteína de amaranto contiene el doble de lisina que la de trigo, el triple que la del maíz, y es similar a la de la leche. Además, su hoja posee más hierro que la de la espinaca.

La semilla de amaranto es rica en proteínas, minerales y vitaminas. Por carecer de gluten, es un alimento ideal para celíacos.

El amaranto es la especie con más alto valor biológico por la calidad de sus aminoácidos. La clasificación se debe fundamentalmente a que, en la constitución de la semilla de amaranto, figuran varios aminoácidos como la lisina, metionina y cisteína, que hacen de ella un excelente complemento de otros granos que son deficientes en ellas.

También, es una buena fuente de calcio. Sustituye a la carne y se lo recomienda a las personas que no pueden ingerir hemoglobina en su dieta.

Es un excelente reconstituyente del sistema inmunológico.


Ver Recetario


www.000webhost.com